Si como yo eres de las que se la pasan tomando culpas hasta de las cosas que no hiciste o que no han pasado, este artículo es para ti.

La culpa tiene una función específica, es un sentimiento que nos hace saber cuándo hicimos algo que no es correcto de acuerdo a nuestro sistema de valores, sin embargo, hay quienes desarrollamos una culpa casi patológica, por todo lo que nos rodea o no sale como a nosotros nos gustaría, por todo lo que hicimos, e incluso lo que nos hacen los demás.

Hace algún tiempo me recuerdo pensando después de algún incidente desagradable en mi casa por lo que fuera, me quedaba esta sensación de vacío en el estómago y una opresión en el pecho, incluso si el conflicto no era conmigo la culpa en mí me hacia sentir que yo había tenido algo que ver con esa situación, aunque aveces solo presenciara algo. No digo que seguro no puedas sentir culpa por algo que si hiciste, pero después de un tiempo la culpa ya no tiene sentido, y mantenerla cerca puede resultar tóxico,  tomar decisiones en base a ella solo para callarla o disminuirla.

Por eso te dejo estos 3 cambios en tu mentalidad que puedes hacer para mantenerla a raya…

Limita la responsabilidad.  De entrada hay que analizar si realmente lo que sea por lo que sientas culpa era realmente tu responsabilidad, las mujeres sobretodo tendemos a cargar con culpas que no son nuestras y nos responsabilizamos por ello. Solo se trata de preguntarte lo que pasó es realmente mi responsabilidad? Toma en cuenta que no podemos controlar las acciones de los otros.

Resarcir el daño. Por supuesto que podemos tratar de resarcir el daño, una vez que sabes que hiciste mal, si es posible disculparte o hacer algo que pueda ayudar, eso a veces significa mucho para la otra persona. Tratar de arreglar lo que sea que hicimos mal, en mi caso cuando sentí la culpa por no poder estar con mis hijos busque la forma de ganarme la vida siendo mamá presente, y aunque eso no cambia el tiempo que no estuve con ellos, si estoy realizando una acción que sentía muy necesaria para poder estar bien conmigo misma.

Vivir en el presente.  Si solo te queda algo de este artículo, ojalá que sea esto, no podemos cambiar lo que hicimos, tienes que mirar tú ahora. Hay talvez algo con lo que puedas ayudar a reparar el daño? Si ya no es posible entonces tienes pensar que en esemomento hiciste lo mejor que pudiste con los recursos que tenías, entonces solo sigue caminando, no regreses a ese momento solo para enterrar el dedo en la llaga, lo que hagas a partir de aquí es lo que cuenta. Podemos elegir todos los días vivir un día a la vez, un momento a la vez.

Estas son solo algunas sugerencias para lo que puedes hacer,  que has hecho tu cuando se trata de la culpa? Tienes alguna técnica que te gustaría sugerir? Agrégalo a los comentaríos. Será de mucha ayuda!

Comparte aquí!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *