Para ahora seguramente ya has pasado por al menos una historia de un amor tormentoso que te hizo ver tu suerte y no sabes ni como paso, pero terminaste enganchadísima de un hombre que ni te convenía en primer lugar.

Quieres saber que paso?

Bueno en primera instancia, me gustaría que te preguntaras cosas como…

Siempre salgo con el mismo tipo de hombre, es decir, tienen algo en común estos hombres (independientemente del físico)?

Alguna manía? algún vicio? reconoces algún patrón? son todos patanes en algún aspecto?

Bueno primer descubrimiento: La lógica no es nuestra forma de elegir pareja, casi siempre más bien se trata de una serie de mecanismos inconscientes, como dicen por ahí un roto para un descosido. Elegimos pareja porque nos sentimos cómodas con esa persona, cómodas en el sentido de que es algo conocido o que nos es familiar, cuando somos niños tomamos como aceptables todos los comportamientos que se nos presentan, no importando cuan disfuncionales estas dinámicas pueden ser. Si lo que te es familiar es un hombre frío, que te ignora, elegirás a una persona con estas características implícitas por ejemplo, cuando sales con alguien que esta súper ocupado todo el tiempo ó cuando sales en la primera cita y él se la pasa atrapado en un juego  de fútbol y no te pone nada de atención. Algo dentro de ti dice, ding, ding, ding, ding, ding!!! Este es! Y entablas una relación con uno de estos hombres… Esto es solamente un ejemplo, así puedes encontrarte con algún adicto, algún agresivo, algún infiel, algún celoso crónico…

Lo siguiente en esta espiral que va de mal en peor es ser tan lindas, portarnos tan bien, ser tan buenas, o que nos necesiten tanto que ahora sí, no podrá ignorarnos,  o no podrá dejarnos, o no querrá herirnos nuevamente, pero eso desafortunadamente no pasa con estos hombres, ellos tienen sus propios demonios.  El asunto es que queremos resolver nuestros rompecabezas familiares, asuntos inconclusos, con algo fuera de nosotras y eso no sirve. Incluso si digamos que por alguna razón, terapia, o lo que sea que esta persona haga se vuelve emocionalmente disponible y comienza a cambiar la relación, a ti comenzaría a parecerte digamos aburrido y tengas una necesidad absoluta de abandonar la relación…  Porque si ya no hay nada que resolver entonces para que quedarse. De esas veces que decimos es que se acabo la química, la magia, o alguna excusa de esas…

Y es así como vamos por ahí tratando de arreglar gente rota, y de paso demostrarnos que ahora sí vamos a poder cambiar a quien sea que nos somos nosotras mismas.

Analiza si esta es tu forma de relacionarte, porque si es así, si existe una forma de librarte de eso, pero el primer paso siempre es darte cuenta que estás ahí…

Déjanos saber si estás pasando por algo así, y sí te ha sido de ayuda este artículo dale like,  y comparte!

Recuerda que puedes suscribirte y recibir todos nuestros contenidos directo en tu bandeja de entrada y así no perderte de nada…

Comparte aquí!

Una idea en “Por que querer al que no nos quiere.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *