Nunca supe que yo era emocionalmente dependiente, hasta que un día una persona me recomendó el libro Las mujeres que aman demasiado,  en el cual se detalla hasta el mínimo detalle la problemática que encierra esta condición.

Así que si estás pensando que tú puedes tener este problema te paso aquí las señales más reconocibles.

  • Te preocupas mucho por cómo se siente el objeto de tu afecto. Es decir, estas pendiente de si está enojado, triste, alegre, tomas responsabilidad por sus sentimientos y al hacerlo al mismo tiempo te desconectas de lo tú que sientes, es más si te preguntara ahora mismo no sabrías que decir.
  • Responsabilizas a otras personas por tus necesidades de afecto, estima, etc. Necesitas reafirmaciones constantes como el típico dime que me amas, crees que con su presencia, su atención, y su cuidado por fin serás feliz.
  • Autoestima baja y un ego fuera de control. Esto se ve reflejado en te sientes inferior en ciertas situaciones y en otras muy superior.
  • Te sometes a muchas cosas con tal de no perder la aceptación y el amor de la otra persona. Como en la historia de la rana hirviendo no te das cuenta por que gradualmente va subiendo el maltrato que recibes. La violencia se va normalizando…
  • Culpar, amenazar, fantasías de venganza… la típica fantasía de ahora yo le voy a poner el cuerno, o ahora yo lo voy a ignorar, etc.

Esto te suena a ti?

Es difícil darte cuenta cuando pasas por algo así, la negación es y seguirá siendo nuestro primer recurso, pero si de verdad quieres cambiar tu situación abrir la mente para ver lo que pudiera estarnos lastimando es la opción. Investigar sobre el tema es buen indicador de que estas lista para trabajar en ti hacia tu versión más feliz!

Si te ha gustado este post dale like, comparte si conoces a alguien a quien le pudiera servir y suscríbete para recibir nuestros contenidos en Auralana.com

 

 

Comparte aquí!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *