¿Cuál es tu estilo parental?

Los 9 tipos de estilo parental de acuerdo al eneagrama de las personalidades.

En mi primer embarazo no tenía idea de qué tipo de mamá sería, ¿ultra relajada y práctica, o híper aprensiva y preocupona? El eneagrama como herramienta te ayuda a conocer tu estilo parental predominante para puedas tomar elecciones conscientes y sacar lo mejor de esas características.

No hablo de padres y madres perfectos, la crianza es una práctica de elecciones diarias y constantes, hacerlo de forma consciente también es una opción…

 

El perfeccionista.

Sus hijos pueden confiar en ellos, son consistentes y rutinarios. Ponen reglas claras, son padres firmes y estructurados.

Lo que puede salir mal: podrían ser un poco más flexibles dependiendo de la necesidad de sus pequeños, tienen cierta tendencia a ser críticos.

 

El servicial.

Este eneatipo disfruta mucho de su labor parental. Son padres cariñosos, constantemente muestran su afecto tanto de forma física como en cuidados, atenciones, etc. Tienden a hacer muchas cosas por sus hijos.

Lo que puede salir mal: tienden a utilizar la manipulación o el chantaje para hacer que el niño haga lo que ellos creen mejor lo puede provocar confusión en el niño. Su hijo puede sentir que no es capaz de hacer las cosas cuando se le impide realizarlas el mismo.

 

El triunfador.

Son padres entusiastas, que animan a sus hijos a participar en muchas actividades, a llevar posiciones de liderazgo, etc., desde su forma de verlo esto le dará felicidad y éxito en el futuro a sus hijos.

Lo que puede salir mal: Las actividades de interés de estos padres o madres pueden no coincidir con la del niño, por lo que la experiencia del niño puede ser que sea estar constante presión y exigencia de cosas que además no quiere hacer.

 

El romántico.

Son padres cálidos, reflexivos, viven de forma creativa o alternativa. Invitan a sus hijos a vivir con intensidad sus emociones y tienen una percepción de propósito en la crianza.

Lo que puede salir mal: Por su parte los padres con este eneatipo pueden sentirse sobrepasados dada la labor de contención emocional que deben realizar. La intensidad emocional y los constantes cambios de humor de estos padres pueden abrumar al niño.

 

El observador.

Son padres observadores de todo, incluso de sus hijos, tienden a demostrar poco sus emociones, y tienden de forma natural a incentivar la independencia en sus hijos. Pueden entender la necesidad de espacio de los hijos.

Lo que puede salir mal: El padre o madre con este eneatipo debe cuidar de reservar un tiempo para estar realmente presente con sus hijos, tratar de no irritarse demasiado cuando sea interrumpido en sus momentos de trabajo o intereses personales. Los niños pueden llegar a sentirse a sus padres distantes.

 

El leal.

Se caracterizan por ser padres confiables y sobreprotectores. Son padres devotos, siempre preocupados por la seguridad de sus hijos.

Lo que puede salir mal: Este eneatipo tiene una cierta tendencia a la ambivalencia de posiciones lo cual puede causar inseguridad el niño. Los hijos pueden estar preocupados por no disparar la paranoia de los padres.

 

El optimista.

Son padres con una actitud positiva, alegre y les gusta jugar. Tienen intereses propios, que pueden no tener nada que ver con los hijos. Son sociables, les gusta contar chistes e historias lo que sus hijos disfrutan mucho.

Lo que puede salir mal: Lo hijos puede experimentar inconsistencia en los horarios, cambios drásticos en la rutina. Pueden resultar padres o madres muy narcisistas y buscar ser el centro de atención.

 

El protector.

Son padres asertivos y protectores, muy buenos para desarrollar la confianza y enseñan a sus hijos a tomar acción. Sus demostraciones de afecto pueden incluir el mostrar el orgullo por sus pequeños.

Lo que puede salir mal: Los hijos pueden sentirse anulados para tomar decisiones pues estos padres tienden a imponer sus preferencias. Es posible que no reconozcan características como la vulnerabilidad o la sensibilidad de forma positiva.

 

El mediador.

Son padres cálidos, protectores, y pueden comprender muy bien la perspectiva de sus hijos. Les gusta complacerlos y anteponen las necesidades de los niños a las de ellos mismos. Son muy flexibles y apoyan a sus hijos en sus intereses.

Lo que puedes salir mal: Tienden a ser padres permisivos, les cuesta mucho trabajo decir que no y poner el límite. La separación o las transiciones pueden ser problemáticas tanto para el padre o madre como para el niño.

Al estar redactando este artículo me di cuenta que realmente dentro de mi estilo parental, tengo un poco de cada estilo, a veces puedo ser crítica, otras puedo ser paranoica o sobreprotectora, e incluso hay veces que me vuelvo muy rígida y estructurada. El punto de conocer estas características y ayudarte a equilibrar tu estilo predominante. Nuevamente no estamos tratando de alcanzar la perfección, es solo ser conscientes para llevar una relación más sana y armónica.

Esto se puede complementar muy bien con el estilo de personalidad que tiene tu pequeño, puedes ver cómo es su dinámica específica, darle un balance… Por ejemplo, un padre súper crítico con un pequeño con mucha necesidad de reconocimiento pueden llegar a experimentar una relación de mucho desgaste y frustración para ambos, por suerte podemos reconocer nuestra participación y como modificarla para crear mayor armonía. ¡Ahora, te toca a ti hacer tus propios descubrimientos!

¿Con que característica puedes identificarte más? Comenta abajo y compártenos lo que te llevas de este artículo…

Como siempre si te ha gustado o crees que puede ser de utilidad para alguien más, por favor comparte, ¡eso ayuda mucho!

¡Hasta pronto!

Comparte aquí!
Comienza aquí!

 Test para conocer tu personalidad...

Únete y comienza a vivir de forma intencional!

3 respuestas a “¿Cuál es tu estilo parental?”

  • Realmente creo q tengo un poco de cada una soy algunas veces muy cerrada ya que mi mama fue así cnmigo y algunas veces soy muy fuerte con mi hijo y mas que soy madre soltera y tengo temor a que pueda salirse de las manos cualquier cosa y es varón es donde mas hay q tener cuidado ya que este mundo cada vez es mal malvado

    • Kati, entiendo tu preocupación, creo que de entrada nosotros transmitimos a nuestros hijos nuestra visión del mundo. Efectivamente tenemos un poco de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *