A nadie le gusta que lo llamen irresponsable, de hecho creo que no conozco a nadie que se autoproclame irresponsable. Sin embargo en algunos casos, sí que lo somos.

*Que nuestras finanzas no son como nos gustarían, ¿es que ya trabajaste en ello?, te has puesto realmente a pensar como modificar  tu situación financiera.

*Que no te gusta cómo te trata tu esposo o novio, y por qué lo permites?

*Que no tienes el cuerpo que quisieras, ok, ok, entonces después de hacer dieta y ejercicio, nada te funciona? ó.

Creo que ya ves por donde voy…

Cada vez que se nos viene una catástrofe encima deberíamos preguntarnos que hicimos para llegar a ese punto y que haremos para salir de ahí, sin más. Ese es el ideal, lo que realmente hacemos?, victimizarnos, culpar, dirigir nuestra ira a todos lados, menos hacia nosotros mismos.   ¿Que por qué? Porque es doloroso aceptar que hemos sido negligentes, que no hemos tomado las acciones que pudimos, por que la culpa es un sentimiento terrible…

Mi intención no es que te latigues pensando en lo mal que lo has hecho, o que pienses que todo lo que está mal en el mundo es por ti. Tomar la responsabilidad de nuestras vidas puede ser muy duro, pero a la vez es muy liberador, es muy empoderante saber que yo puedo cambiar lo que yo quiera, cuando simplemente me decida a mejorar esa parte.

También puede resultarte muy abrumador tratar de hacerlo todo al mismo tiempo, pero confía en mí que no lo tienes que hacer todo al mismo tiempo. Te contaré algo mío, con lo que tal vez te puedas relacionar.

Punto A

Mi problema en ese momento eran mis relaciones, siempre caóticas y siempre al centro de mi atención, inicie mi proceso de recuperación y me tomo dos años poner mi vida en pie, si,  no fueron dos días, tuve que modificar patrones de conducta tan enraizados en que creí que no acabaría nunca, pero ahora tengo una relación funcional y cuando comienzo a tomar actitudes que no me convienen me puedo dar cuenta de lo que hago y de por qué lo hago.

Punto B

Tenía un trabajo ultra demandante, que dentro de mi círculo vicioso me servía para distraerme y entrar en una evasión total. Tengo dos pequeños con los que casi nunca estaba, así que la segunda etapa para mí fue poner un límite a mis horas extra en el trabajo y comencé a salir cuando tenía que hacerlo. De esta forma podía estar más con mis hijos. En mi trabajo no les encantó la idea, pero pronto vieron que no era opcional…

Punto C

De repente me entro el gusanito de las finanzas personales y los emprendimientos y demás, la verdad que no espera encontrarme con tanta información y he tenido a la hora de crear lo mío mas de un descalabro, pero al final del día no espero que me rescate el gobierno con una pensión si no que más bien he decido vivir con tanto como yo pueda generar.

Y así he ido reestructurando cada parte de mi vida, de a poco, tomando responsabilidad sobre cada cosa, darte el valor en tus relaciones, pasar tiempo con tus hijos en lugar de sentirte solo culpable de no estar, saber que el día que quieras puedes empezar y simplemente basta con saber que tú tienes el poder de hacerlo.

Tener el poder de cambiar tu vida puede ser intoxicante, darte cuenta de cómo eliges enfocar tu atención, tu tiempo, tus cuidados, y como incluso dejamos que otros que no quieren asumir lo suyo, lo depositen cómodamente en tu cuidado.

La clave de nuestro desarrollo personal es inicialmente responsabilizarnos, tomar las riendas, y si estas dispuesta aquí tenemos una comunidad de chicas que han elegido estar del lado de las que deciden conscientemente como llevar mejor sus vidas.

***Ahora cuéntanos, ¿en que aspecto de tu vida te urge tomar responsabilidad?,  ¿qué cosas positivas le traerá esto a tu vida?

 

Comparte aquí!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *